Capítulo 1. Niños Problema ¡Reúnanse!

Parte 2

Kusanagi Takeru era inútil en cualquier cosa que no fuera esgrima. Ni siquiera débil o malo, sólo inútil. La familia Kusanagi de la que él venía fue una famosa familia militar hace 300 años. En una era en que la espada era el arma más poderosa, el nombre de la familia Kusanagi resonaba en muchos campos de batalla. Pero eso pasó hace mucho tiempo. En la era actual la esgrima es un arte marcial inútil. De hecho, la pluma es más fuerte que la espada, y la pistola más fuerte que la pluma. Esto significa, por supuesto, que la pistola es más fuerte que la espada. Las espadas son lo peor, un obsoleto pedazo de metal.

“Ey, es el Debilucho loco del esgrima”

Uno de los estudiantes parados junto a la pared bebió de su cartón de jugo y sonriendo sarcásticamente apunto a Takeru, que caminaba por el pasillo.

“Oh, ese idiota vino al entrenamiento con un cuchillo de plástico la vez pasada”

“Mira su cintura ¿es eso una espada? Entrando a la batalla sin un arma ¿Es un chiste?”

Era justo como dijo el estudiante, había una espada envainada colgando de la cintura de Takeru. Grandes cejas, boca cerrada, cabello negro azabache con largos flequillos. Su dura apariencia podría ser descrita como directamente parecida a un samurái. Sobresalía aún más porque la espada hacía ruidos metálicos mientras caminaba.

“Esa es una katana Japonesa; era la principal arma Japonesa antes de la guerra.”

“¿La espada que se vuelve inútil después de cortar dos, tres personas? ¿Por qué traería algo como eso ahí colgando? ¿Es un idiota?”

“El ES un idiota, por eso lo han asignado al escuadrón de los Debiluchos”

Las burlas se escuchaban en el pasillo, alcanzaba a escuchar risas que lo ridiculizaban a sus espaldas mientras pasaba. Desde atrás se miraba digno, por enfrente parecía un demonio. Por naturaleza sus ojos ya parecían malvados, ahora que estaba furioso se veía como un asesino. Los estudiantes de su alrededor huían del camino de Takeru porque era demasiado aterrador.

“… ¡¿Eeh?!”

Takeru se daba cuenta de sus reacciones y cambiaba su demoniaca expresión.

“Nada bueno, nada bueno… paciencia Kusanagi Takeru… paciencia… ¡no puedo enojarme cada vez que hablen mal de la esgrima…!”

Suspiró profundamente, haciendo muecas.

“Soy diferente a como era antes”

Puso su mano sobre la katana colgando de su cintura. Esto es lo único para él, su única opción. Estudió las bases de cómo usarla desde que era un niño. Aparte de eso, ya sea destreza o intuición, más que malo en eso, es torpe. No tiene habilidad para la literatura, ni talento para la pintura. Sus habilidades motoras son excelentes, pero no tiene sentido del deporte, su intuición de campo también es una desventaja. Y cuando se trata de habilidad para manejar armas de fuego, no hay esperanza.

Algunos se refieren a su incapacidad para tomarle sentido como una “maldición”, no sólo no puede darle a los blancos a los que apunta, está en un nivel completamente diferente. Las balas en verdad evitan su blanco sin importar como apunte el cañón, por ejemplo, la bala que dispare Takeru a un blanco extremadamente cerca ni siquiera rozará al blanco. Si aprieta el gatillo a quemarropa, por algún azar del destino el cañón explotará de manera terrible. Es por eso que, para Kusanagi Takeru su talento como espadachín es lo único que le queda. Sólo las habilidades con la espada que nadie jamás apreciará, en su lugar sólo dirán que ya no es de utilidad en este tiempo y era. Takeru se calmó un poco, y quitó la mano de su espada.

“Es inevitable… seré criticado e insultado, pero no hay otra manera”

Si fueras incompetente, no habrías entrado a la Academia AntiMagia de alto nivel. Eso significa que está bien aspirar a convertirse en un Inquisidor de alto nivel. Takeru no pensaba en esto. El aspiraba a ésta profesión por una razón muy seria.

Dinero.

A los Inquisidores se les paga bien.

Para pagar la deuda que dejaron mis ancestros… mis padres ya no están en éste mundo… También por mi querida hermana ¡ningún otro trabajo ofrece un salario tan alto!

Takeru apretó sus puños mientras veía el cielo a través de la ventana.

Por favor perdónenme, ancestros… Necesito dinero para sobrevivir.

Sólo hacer dinero. A diferencia de hace dos años, eso era lo único que Takeru quería. Para convertirse en un inquisidor no es suficiente inscribirse en la Academia AntiMagia, así como hay un examen para pasar de la secundaria a la preparatoria; los preparatorianos deben ganar puntos al alcanzar duras cuotas. Y esas cuotas… son el mayor problema.

“… ugh.”

Takeru se paró fuera del cuarto, aguantando su estómago, deprimido. Tocó la puerta mientras soportaba su dolor de estómago.

“Está bien, pasa.”

Desde el otro lado de la puerta sonó una voz áspera.

“E-espera un momen-“

Takeru escuchó una voz aguda y apurada, pero ya no era capaz de dejar de abrir la puerta. En el momento en que se abrió la puerta, no entendió nada de lo que pasaba.

“……”

“……”

Por alguna razón, había una conejita frente a él. Aún más, se estaba cambiando, dos protuberancias blancas, bastante grandes para su altura, estaban en una condición en que eran casi visibles. Dejando de lado su pecho, se fijó en las orejas falsas que movían. ¿Por qué hay una conejita en la escuela? ¿Qué no era ésta una escuela seria? ¿O acaso estoy soñando? Estas preguntas nunca aparecieron en la mente de Takeru. Takeru no intentó comprender la situación. Apartó la vista hacia la pared, y lloró.



Había una chica con una bata blanca de laboratorio riéndose “pujajajaja” mientras trataba de recuperar el aliento. Takeru comprendió la situación de inmediato.

Aah, otra vez esto…

“Ki-ki-ki…”

La conejita se sonrojó, lista para gritar en cualquier momento. Su siguiente frase probablemente sería “Kyaa”, es lo que esperaba a juzgar por su prometedora expresión. En esta situación, a Takeru se le salían las lágrimas por alguna razón.

“… ¡¿por qué diablos… estás llorando?!”

Su reacción fue mayor a lo que esperaba Takeru, ella lo pateó instintivamente. Takeru fue golpeado en el plexo solar y voló fuera del cuarto de vuelta al pasillo. Mientras se retorcía y sacaba espuma, la conejita fue tras él y lo tomó por el cuello.

“¿Por qué lloras después de verme como conejita? Pensándolo bien, debería ser yo la que estuviera llorando ¿cierto?”

“… no…”

“¿Mi apariencia es tan triste que te hace llorar? ¿O es sorprendente? ¡¿Estás diciendo que no soy atractiva?!”

“… Te… equi… vocas… tienes buen cuerpo –“

“¡¡Eres un pervertido!! ¡¡Pervertido pervertido!!”

El estrangulado Takeru se puso azul, y los ojos de la chica se llenaron de lágrimas. La razón por la que no podía explicarse adecuadamente era porque estaba saliendo espuma de su boca, además del hecho que el obturador de la cámara sostenida por la chica en la bata blanca se abría y cerraba a toda velocidad, y ella se reía mientras los miraba.

“Ahahahaha no creí que fueras a llorar, tomé muy buenas fotos.”

“¡Otra vez es tu culpa! Te dije que dejaras de jugar todo el tiempo con Usagi… guah.”

“Es poooorque ella es muy mala para jugar Old Maid, es un juego con castigo sabes, con castigo. Y como su nombre lo sugiere, le queda bien el traje de conejita y sus tetas son grandes también”

“No me metas en tu hobby de cosplay…”

“¿Tal vez te dejaste atrapar a propósito? ¿Coordinaste tu entrada para ver el cuerpo de Usagi? Eres un pervertido, un mocoso pervertido.”

Incluso después de haber sido ridiculizado tanto, Takeru no estaba de humor para enojarse. La chica en la bata blanca estaba revisando las fotos en su cámara digital.

“Me preguntó qué haré, tal vez difunda estas fotografías por las instalaciones de la escuela. Ufu, ufufu, fotos de una conejita y un tipo llorando, y sin razón alguna también, ufufufu.”

Proclamó ominosamente la chica de bata blanca, y la chica semidesnuda se sobresaltó.

“¡Deja de hacer eso!”

Afuera de la ruidosa habitación, Takeru lloraba en el pasillo. Eran miembros de Escuadrón de Prueba #35 conocido como el “Escuadrón de los Debiluchos” y la causa del dolor de estómago de Takeru. Kusanagi Takeru es el capitán del Escuadrón de los Debiluchos. Después de entrar a la preparatoria, sólo hay una manera de obtener un ascenso. No es suficiente con tener calificación en las materias normales para graduarte. El sistema de escuadrones de prueba, no serás capaz de pasar a tercer año si no completas ese programa. Está hecho para volver a los estudiantes más competitivos, y permitirles ganar experiencia en investigación. El sistema de escuadrón de prueba es el reto más difícil a enfrentar para poder convertirse en un inquisidor.

Los estudiantes de la Academia AntiMagia son organizados en escuadrones de estudiantes previamente elegidos, y resuelven asuntos en los que hubo magia involucrada. Desde el inicio de la ceremonia de apertura, no reciben ningún equipo, información o apoyo excepto partes de armas. Incluso tienen que obtener información por ellos mismos, eso incluye estrategia y planeación de las batallas. Todo depende de los mismos estudiantes. El Consejo de Inquisición es quién determina la estructura de cada escuadrón. Cambiar de miembros de escuadrón no está permitido. No es un sistema en el que la gente inútil pueda estar en grupos. Por ejemplo,

“Deberíamos considerar seriamente que hacer, con el estado en que está nuestro grupo”

Wham Una miembro del escuadrón, Saionji Usagi, golpeaba un escritorio de la oficina. Sentada del otro lado de la mesa, frente a Takeru, está Suginami Ikaruga. El último es Kusanagi Takeru, que levantaba la cabeza.

“¡Ha pasado medio año desde que entramos a la prepa! ¡Medio año! Capitán ¿Sabe cuántos puntos hemos ganado?”

Preguntó Usagi, y Takeru hizo cara de depresión.

“… c-cero, creo”

“¡Sí! ¡Cero! ¡Medio año y aún tenemos cero! ¡Tenemos que pensar en cómo superar esta terrible situación!”

Takeru se encogió y apretó su dolido estómago al sentirse abrumado por el espíritu de Usagi. Ikaruga, que estaba del otro lado, se veía adormecida.

“Habiendo dicho esto, sólo hay tres de nosotros. ¿Qué podemos hacer? No hay muchos casos que podamos manejar sólo nosotros.”

Era exactamente como decía Ikaruga, sólo había tres miembros en el Escuadrón de los Debiluchos. Originalmente, los escuadrones de prueba están formados por seis miembros, así que había tres vacantes en el Escuadrón de los Debiluchos, a pesar de estas vacantes, dejar el escuadrón aún resultaba en una expulsión. Alguien que abandona la escuela tendría que estar enfermo mentalmente o estar involucrado en alguna religión extraña. Además acerca de dejar tan impresionante trio… si era una buena o mala idea…

“A este ritmo ¡de verdad nos van a obligar a renunciar! ¿Te parece bien eso?”

Saionji Usagi. Aspiraba a convertirse en Dullahan, dejando de lado sus habilidades de francotiradora, inesperadamente es una idiota que comete errores ridículos durante las misiones debido a su pánico escénico. Sus demás habilidades son bastante promedio, se esfuerza pero no es nada especial. Es comprometida pero orgullosa, al parecer también tiene un complejo con su nombre, enojándose cuando la gente la llama así.

“Kusanagi es el único en la vanguardia, no hay nada que se pueda hacer”

Suginami Ikaruga, pensaba convertirse en Regin. Logrando obtener marcas perfectas después de la admisión, sus habilidades de mantenimiento son perfectas y fue inmediatamente recomendada para unirse a la Inquisición, pero lo rechazó diciendo “no me quiten mi jovial vida de estudiante.” No se sabe con certeza si lo decía seriamente o no. Sólo le interesa la modificación y desarrollo de armas, sus habilidades de mantenimiento son las mejores entre los de primer año. De los miembros del escuadrón, conoce a Takeru desde la secundaria.

“… estoy avergonzado”

Finalmente tenemos al otaku de la esgrima, Kusanagi Takeru. Esperando poder unirse a los Spriggan, cero habilidades para disparar, cero habilidades de mantenimiento, cero habilidades para reunir inteligencia, estudios generales casi nulos. Confiaba en sus habilidades con la espada, pero no había oportunidades de usarla. Cuando la gente se burla de su espada, la sangre se le va a la cabeza, resultando en altas probabilidades de salirse de control y morir una muerte honorable debido a la imprudencia. Originalmente él no era el capitán, pero después que dos personas renunciaron, se vio obligado a convertirse en uno. No podía inspirar demasiado potencial de pelea porque el mismo es incapaz de usar armas. Incluso ahora es malísimo.

“¡No te disculpes así! ¡Eres el capitán! ¡Por favor se más consciente!”

Usagi golpeó el escritorio wham su cara mostraba irritación. Takeru se rascó la cabeza con un dedo.

“Incluso si dices eso, básicamente… no estoy hecho para esto.”

“¡P –por favor no digas esas cosas! ¡No estamos en posición para decir esas cosas! ¡Y nunca he pensado que seas inadecuado para el puesto de capitán!”

“– ¡¿Acaso tienes hoyos en vez de ojos?!”

Al mismo tiempo que los dos discutían, Ikaruga soltó una feliz carcajada.

“Usagi-chan.”

“¡Por favor no me llames por mi nombre! ¡No le agregues el ‘chan’!”

“A Usagi le parece que Kusanagi se sobrecargó a sí mismo, así que quiere que él haga su mejor esfuerzo”

“En realidad yo no… pero de verdad creo que Kusanagi es el adecuado para la posición de capitán.”

“¿Oh? ¿Cómo es eso?”

“U –umm por ejemplo ¿Se preocupa mucho? ¿Y trabaja duro aunque no haya resultados? ¿Y por cómo… se siente con sus compañeros como… confía en ellos, tal vez?”

“Vamos ¿Qué no aplica lo mismo para ti?”

La cara de Usagi se puso roja como remolacha. Al ver su reacción, Ikaruga continuó hablando.

“Un hombre que sólo puede usar la espada, una mujer que sólo puede ser francotiradora, aún más, ambos se encuentran en desventaja por su propia especialización. Se parecen tanto, son el uno para el otro.”

Vaya, vaya Ikaruga agitó la cabeza. Usagi y Takeru la voltearon a ver al mismo tiempo.

“¿Qué, por qué se me quedan viendo?”

“”¡¡ Y mira quien lo dice!!””

“Oh dios, en serio. Somos compañeros. Así que deberíamos poder trabajar bien juntos.”

“”¿Por qué tan positiva?””

Los dos respondieron a la propia actitud de Ikaruga con un tsukkomi, su actitud habitual había regresado. Así es como gracias a pláticas banales, de nuevo terminan las actividades del Escuadrón de los Debiluchos, sin haber tomado ninguna acción.

“Como sea, nos falta información ¿Tienes algo nuevo Kusanagi?”

“Tengo algo… pero no esperen demasiado”

Takeru metió su mano en su bolsillo, sacando un pedazo papel arrugado y roto que le dio a Usagi. Contenía información valiosa que había logrado recolectar en los últimos días. El estado del papel describía cuánto esfuerzo le había puesto. Verdaderamente era la sangre, sudor y lágrimas de Takeru. Usagi hace “mmm” mientras lee la nota.

“Eh… Sakatake-san del quinto distrito, se rumora que tiene una planta con tentáculos que se mueven… En algún lugar en el callejón de atrás del distrito escolar hay una pared marcada con símbolos de runas… Cada mañana después de levantarse, hay un olor a persona vieja en sus almohadas…”

“La planta es una mimosa. Las runas en la pared del callejón de atrás son sólo grafiti. Las almohadas simplemente están viejas. Todo esto puede ser fácilmente descartado como información equivocada”

Interrumpió Ikaruga después que habían leído la mitad de la información.

“Es completamente inútil”

“… Estoy avergonzado, aunque lo intenté muy duro.”

“Esto está muy mal, sólo nos queda medio año… ¡medio año y necesitamos 200 puntos! Consiguiendo insignificantes Legados Mágicos de Clase E y F, incluso el polvo se acumula y forma una montaña, eso sería suficiente. ¡Pero ya no tenemos tiempo para eso!”

Usagi se lamentó por su desesperada situación. Takeru sentía más o menos lo mismo. Había una clasificación para Legados Mágicos e incidentes mágicos. Entre más poderosa e importante sea su historia, más puntos te dan por ellos. F es 5 puntos, E es 10, D es 20, y C es 30 puntos. A los estudiantes no se les permite tomar clases más difíciles.

Ciertamente, si hubiéramos manejado casos de nivel E y F habríamos alcanzado la cuota. Pero ahora es demasiado tarde, no tenemos suficiente tiempo para eso. Si acaso, deberíamos ir por misiones de nivel más alto.

Incluso sin pensarlo demasiado, esa era la única manera si querían tener éxito. Takeru estaba tan preocupado como Usagi por éste problema.

“… no se puede hacer nada”

Ikaruga trajo una imagen en 3D y abrió una de las carpetas. Había información de alta calidad dentro de ella, información que Takeru nunca podría obtener sin importar cuán duro trabajara.

“Es una de tipo irregular que se supone sería destruida en la Guerra de Cacería de Brujas… ésta información es de un Legado Mágico de clasificación D. En realidad no es mi campo, pero investigaré por ustedes chicos. Ikaruga onee-san les ayudará a salir de éste apuro.”

“”¡¡Oooh!!””

Takeru y Usagi se inclinaron juntos a ver el texto en el documento.

“Uno de los objetivos de los cazadores de brujas en el inicio de la guerra. La primera edición del libro de Andolf Jaeger “Salmo Sin Rastro”. Sólo el original y la primera edición tienen poder mágico, se presume que el mismo Andolf les aplicaba magia durante la impresión de la primera edición. Es una colección de poemas sin sentido que carecen de integridad, pero cuando se lee el poema desde el principio hasta el final, la técnica de magia encriptada en él, activa la contaminación mental mágica del libro. Los lectores enloquecen, sacándose sus propios ojos y suicidándose al morderse la lengua.”

Takeru y Usagi palidecen después de escuchar una explicación tan gráfica de Ikaruga. Es un Legado Mágico hecho sólo para matar gente. Era definitivamente un caso de clasificación D, y ciertamente de tipo irregular. Andolf Jaeger tenía varios fans incluso ahora en día, es un libro muy valioso desde la perspectiva de un coleccionista.

“El original ya ha sido sellado, y cuatro de las cinco primeras ediciones están en posesión de la Inquisición. Uno de los libros desapareció de la escena cuando los estaban confiscando. Hay evidencia de que fue tomada por alguien, pero no se ha atrapado al culpable. Eso pasó hace una semana.”

Los otros dos dejaron salir voces de admiración, Ikaruga continuó hablando

“La parte importante empieza aquí, el otro día fue encontrado el culpable que escapó con el libro. La organización de comercio para la que trabajaba fue destruida en un operativo de la semana pasada. El tipo está fugitivo, e intenta vender el libro a otra organización. La transacción está programada para hoy a la medianoche.”

“Fufu ¿qué les parece?”

Ikaruga dijo orgullosamente al terminar.

“Sorprendente ¿Cómo rayos hiciste para obtener toda esa información? ¿Cómo diste con él tan fácilmente? ¿Cuándo investigaste esto, Suginami?”

“No lo hice. No hay manera en yo podría hacerlo, una investigación tan exhaustiva. Viene de los de un año adelante, el escuadrón 18.”

“… ¿Eeh?”

“Es información que viene de los dispositivos que he hackeado del escuadrón 18. Fue sumamente fácil.”

“… Espera, acabo de escuchar algo que no puedo ignorar ¿Cómo pudiste hacer eso?”

“Incluso cambié el día de la transacción en el documento original por un día. Su protección contra hackeo era mala, el manejo de la información también es parte del deber de un Banshee, jajajaja”

“No me vengas con tu ‘jajaja’ ¡¿no es eso un crimen?!”

“De acuerdo con las reglas de la escuela, puedes usar cualquier método para reunir información”

“Aun así ¡es bajo robar algo de alguien que trabajo duro para conseguirlo!”

“Es demasiado tarde para que digas eso, y también es demasiado tarde para dejarle el interrogatorio a alguien más.”

“Qu- aun así, deberíamos ir con el escuadrón 18, hablar con ellos acerca de esto y dejarles este asunto a ellos.”

Normalmente a Takeru no le importaba andar perdiendo el tiempo, pero ésta vez estaba en completo desacuerdo. Era como Ikaruga había dicho, robar información a otros escuadrones estaba permitido. Pero a Takeru le parecía algo muy malo. Cuando era pequeño, había alguien que había sufrido un trauma por culpa de una de las malas acciones de Takeru. Hacer cosas malas definitivamente te trae consecuencias malas. Eso es lo que le habían enseñado a Takeru, incluso ahora se apega a esa enseñanza. Usagi le puso la mano en el hombro mientras se acercaba a Ikaruga.

“Kusanagi… me gusta esa parte de ti”

“Usagi… ¡lo entiendes verdad…!”

“¡Por favor no me llames por mi nombre! Y quise decir que me gusta tu lado sensible que está en contra de los actos ilegales, no te confundas”

“En efecto, uno debería ser premiado por algo que logró de manera justa, así debería ser”

Takeru abogaba por una forma adecuada de hacer las cosas. Pero Usagi se veía encantada y se acercó a su cara, sus ojos inyectados de sangre, le tomaba el hombro como si quisiera rompérselo.

“Dije que me gusta ¡pero éste no es el momento para eso! ¡No hay tiempo para discutir si ésta bien o mal! ¡Nos convertiremos en unos completos perdedores a éste ritmo!”

Takeru pensó que ya eran un grupo de perdedores, pero no lo dijo. Usagi estaba emocionada tratando de convencer a Takeru.

“¡¿No te molesta eso?! ¿No querías ganar dinero?”

“Ugh… en efecto, eso quiero…”

El corazón de Takeru vacilaba. En efecto, tenía que ganar dinero. Su familia tenía enormes problemas financieros. También estaba su hermana menor. Tenía que pagar su deuda mientras pagaba por sus gastos de manutención. Para ser honesto, quería librarse de esos problemas así tuviera que venderle su alma al diablo. El dolor de estómago de Takeru se hizo más intenso. En ese momento, la puerta de la habitación del escuadrón se abrió de repente con muchísima fuerza.

“¡¡Bueeeeenas tardeeeeeeees!! ¡Niños!”

Las miradas de los miembros del equipo pasaron a la puerta rápidamente. Después de confirmar quien era la persona, Takeru y Usagi palidecieron. Parado ahí, con largo y abundante cabello blanco, y un hermoso rostro. Una persona a la que le quedaría un fondo de rosas se encontraba parada frente a ellos haciendo una pose rara. El director de la Academia AntiMagia, Sougetsu Ootori.

“¡¿Director…?!”

“En efecto soy yo ¡el director! ¿Sorprendidos? ¿O mi bala era de salva? Dijo Sougetsu tranquilamente, y se rio con un “JAJAJA” Por qué estaba la persona con mayor autoridad en la academia en un lugar como éste. Una situación que parecía mentira, los dos se preguntaban eso de manera intranquila.

“Hey, esto es malo, llegó en el momento perfecto. Es como si nos hubiera escuchado justo ahora”

“Eh, no espera, es demasiado pronto para decir eso, aun no podemos estar seguros… cálmate”

Los dos susurraban entre ellos mientras sudaban profusamente. A diferencia de éstos dos, Ikaruga miró a Sougetsu con calma mientras tarareaba sentada en su silla.

“¿Qué es esto, tienes tanto tiempo libre que vienes a visitar a un escuadrón del bajo mundo como éste?”

“Esa es una maravillosa expresión ¡Ikaruga-kun! Además, soy el director de ésta escuela ¿no deberías mostrarme más respeto?”

Protestó Sougetsu, Ikaruga lo vio con ojos de desprecio como si quisiera escupirle. Takeru empezó a sudar frío.

“Sólo respeto a los que amo. Así que ¿A qué viniste?”

Ikaruga le espetó estas palabras con rapidez, era imperdonable ya que su actitud ahora era completamente grosera. Y la responsabilidad por eso recaía completamente sobre Takeru, como su capitán. Takeru entró en pánico y empezó a temblar . Al director le parecía que el duro rebatimiento de Ikaruga ¡era poco importante! Tenía una sonrisa indolente.

“Jajaja, eres tan descarada como siempre. Nah, solo vine para una pequeña inspección. Después de todo, su escuadrón #35 tiene cierta reputación.”

“Ya veo. Así que vienes a adorar las caras de los marginados ¿Viniste a despedirnos?”

“No no, lo que ha llegado a mis oídos no es más que feos rumores, pero creo en realidad éste es un buen escuadrón”

Sougetsu caminó por el cuarto con una mano en la barbilla y miró en la cara de cada miembro. Primero Ikaruga a quién ya conocía, pasó por Usagi, y al final se detuvo frente a Takeru. Takeru se paró derecho, sin moverse, manteniéndose sólido como los pilares de una casa. Sougetsu se inclinó tanto que sus narices casi se tocaron y miró fijamente la cara de Takeru.

“Hace tiempo que no te veo Kusanagi-kun, la última vez fue durante la ceremonia de entrada de la secundaria ¿no es así?

“E– en efecto, director”

Sougetsu le habló amigablemente; ya conocía al director justo como Ikaruga. Ya había sido llamado a la oficina del director, alrededor de la ceremonia de apertura de la secundaria. La conversación que tuvieron en ese momento… su corazón se encogía de recordarlo. Tenía que admitir que en esos tiempos, Takeru era un mocoso arrogante e ingenuo. Era ciertamente, “Te tiraré de ese asiento” o algo así. Ahora era impensable para él, una cosa tan horrible. Ahora Takeru era incapaz de hablar frente a él. Sougetsu lo miró con curiosidad.

“¿Oh? ¿Tenías ese tipo de carácter? Solías tener una mirada malvada, como si quisieras matarme.”

“Ja– jajaja, lo siento. Es porque en ese momento estaba en la pubertad.”

“No sé qué te hizo cambiar de opinión, pero está bien. Desearía que mi hija siguiera tu ejemplo.”

Sougetsu rio gentilmente, como si estuviera observando a un niño. Y de nuevo, por su aspecto, uno no podría decidir claramente si era hombre o mujer. Para empezar, el nunca declaró ser un hombre. Nadie en la escuela tenía evidencia que pudiera ayudar a determinar su género. No había nada más misterioso que él. Esa es la impresión que dejaba a los estudiantes. Después de examinar a Takeru con una sonrisa conocedora, asintió.

“En cualquier caso, en lo que concierne a los resultados del escuadrón, ustedes nunca reciben ningún cumplido. No buscaré al responsable de esto. La supervivencia del escuadrón de los tres marginados está en riesgo. Quiero evitar eso también, porque de verdad me caen bien, chicos.”

El estómago de Takeru empezó a gritar.

“Es por eso que he preparado personal suplementario para el escuadrón #35”

Un soldado de apoyo. Sólo porque hay problemas con la ganancia de créditos, el cambio de miembros no debería estar permitido. Usagi le susurro a Takeru.

“¿Qué está pasando? Jamás he escuchado de reponer personal.”

“Incluso si me preguntas… no he escuchado nada al respecto antes de esto”

Mientras Takeru se lo preguntaba, Sougetsu volteó hacia la puerta y dijo:

“Entra”

Después de unos segundos, hubo un rechinido de la puerta abriéndose lentamente.

“____”

En ese momento, el corazón de Takeru casi se detuvo. Una existencia inolvidable había aparecido. Alguien que podría llamarse el principio y el fin de todo para Takeru. Esos ojos de hace dos años, la fuerza absoluta visible en la oscuridad que una vez despedazó la confianza de Takeru, esa detestable existencia. La dueña de ese cabello que podría llamarse del color del atardecer, como el sol hundiéndose en el horizonte. Una hermosa chica que parecía salida de un mito.

“Ella es una ex-Dullahan, Ootori Ouka-kun. Ha sido transferida a esta escuela, por favor llévense bien.”

“Gusto en conocerlos”

“Por cierto ¡es mi hija! ¿Verdad que nos parecemos? Por ejemplo ¡en nuestras lindas narices y cejas! Como pueden ver, ella es mi hija de pies a cabeza <3”

“Soy su hijastra. No tenemos conexiones sanguíneas, por favor no lo malinterpreten.”

Indicó la chica llamada Ootori Ouka. Sougetsu sonrió misteriosamente, nadie sabía que hizo que se tensara tanto, y a nadie le molestaba que actuara así delante de los estudiantes. Además de Takeru, Usagi parecía familiarizada con Ouka. Tenía una expresión enfadada.

“Sé de Ouka Ootori, obtuvo calificaciones para unirse a la Inquisición en la secundaria, sólo le tomo un año y medio.”

“……”

“Se dice que es una genio que también tiene una familia influyente… fue ascendida sin poner mucho esfuerzo… también lo piensas ¿cierto?”

“………”



“… ¿Kusanagi?”

Después de no recibir ninguna respuesta a sus preguntas, Usagi miró a la cara de Takeru junto a ella. La boca de Takeru estaba firmemente cerrada. Estaba mirando a Ootori Ouka sin parpadear.

“¿La conoces?”

“… sí… es mi antigua compañera.”

Takeru contestó brevemente y suavizó su expresión. Usagi sintió que algo andaba mal, y miró a Ikaruga. Si Ouka estaba en la misma clase que Takeru, entonces también Ikaruga lo estaba. Ella estaba viendo a Ouka, y le preguntó suavemente a Sougetsu:

“¿Por qué Ouka Ootori dejó de ser una Dullahan y vino a nuestro escuadrón? Ignoraste las reglas y la anotaste aquí… ¿Hay una razón para eso?”

“… hmm, eso es porque…”

Sougetsu puso un dedo en su frente, se veía preocupado. Los compañeros de escuadrón de Ouka se acercaron un paso.

“Lo siento, no puedo decirles la razón.”

“Ahora vamos a trabajar juntos como compañeros ¿No es de esperarse que intentemos comprendernos mejor?”

A pesar de que no estaba dispuesta a lograr una comprensión mutua, Ikaruga lo dijo de todos modos. Ouka lo pensó por un segundo.

“Eso no tiene nada que ver contigo”

Cerró los ojos y contestó con claridad.

“No has cambiado para nada ¿O sí?”

Ikaruga sacudió la cabeza y no dijo nada más. Parecía que las personalidades de Ouka e Ikaruga eran incompatibles. Estaba impresionada por su mala actitud. En ese momento, Ouka se dio cuenta de Takeru viéndola fijamente. Takeru trató de evitar su mirada, pero Ouka lo estaba mirando directamente. Se rindió y le habló.

“H– ha pasado un tiempo, Ootori.”

“……”

“… ¿Quién eres?”

Ouka trató de enfocarse en Takeru, a quién le dirigió la pregunta. Takeru empezó a sudar al recordar ese momento. La impresión que dejó la vez pasada era bastante mala, pero podría decirse que fue bastante fuerte, fue un uno a uno en un duelo a muerte y fue golpeado hasta que sus brazos y piernas dejaron de moverse. Nunca tuvieron una conversación normal, pero la primera impresión debió ser suficiente.

“……”

Ouka lo miró con aversión y cautela, como a una bestia . Parecía que después de todo lo odiaba. Takeru se dejó caer en su asiento. Justo después de eso, Ouka abrió la boca y le dijo:

“… ¿Quién eres?”

thud

Las rodillas de Takeru se vencieron y sus hombros cayeron. Más que odiarlo, ella ni siquiera lo recordaba.

****

Menú raíz

0